En la parroquia necesitan actores

Esta fue la frase que golpeó a mi puerta una tarde de otoño. No tenía claro de qué se trataba, pero movilizó mi corazón por dos razones: la posibilidad de actuar, cosa que me apasionaba, y la de acercarme un poquito más a Dios, puesto que ya tenía dieciséis años y el desafío pendiente de “Tomar la Comunión”
Ese sábado, abandoné el ensayo de mi banda de rock una hora antes de lo acostumbrado, y me dirigí al Colegio Nazareth de Funes, para ver de que se trataba. Una vez allí, me senté con mi guitarra en los maceteros de la vereda a esperar. Uno a uno los jóvenes fueron llegando, entonces me levanté y le pregunté a quien luego supe que era su dirigente si se estaba preparando una obra de teatro o algo así. Ella me respondió afirmativamente, pero me dijo que previamente había una reunión, y que si quería quedarme no había problema. Y me quedé. Se trataba de una reunión de Jóvenes de Acción Católica, esos jóvenes que habían intentado invitarme muchas veces, y a las que muchas veces le respondí con un dudoso “veremos”.
Y así comenzó toda esta historia de conocer a ese Hijo de Dios que se jugó hasta el extremo por salvarnos pues me tocó en gracia darle voz a Jesús, mientras otro muchacho actuaba. Es “Vía crucis viviente”, fue algo más que una obra de teatro, fue un anuncio kerigmático cuyo fruto fue el ingreso a una comunidad en la cual, a los 17 años pude formarme y celebrar la alegría de recibir a Jesús Eucaristía.
Por esto, creo necesario hablar de esta valiosa herramienta de evangelización como son los Vía Crucis y los Pesebres vivientes. Espero que estas experiencias, sean útiles también para sus comunidades como lo fue para mi vida
Ariel Glaser
ATS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *